CDs
  Discografías
  El Bandoneón
  Libros y Revistas
  Novedades
  Partituras
Postales y Posters
  Revista Club de Tango
  Remeras
  Videos y DVDs
  Cómo comprar ?
  Lunfardeando
  Artículos
  Gardel Siempre Gardel
  Efemérides Tangueras
  Glosas Tangueras
  Agenda y Eventos
  Foros de Discusión
  Enlaces
 

Inicio   |   Volver

  Email
 
 

LO LLAMABAN,
ALDO CAMPOAMOR

Jose Pedernera

 

a canción ciudadana guarda en su historial nombres famosos y de sobradas condiciones. Uno de estos nombres es el de Aldo CAMPOAMOR (Aldo Chiavegato, nombre real) hijo de Gino y de Teresa Burri. En realidad, muy poco se comenta de este intérprete, salvo que fue un gran cantor, que en 1937 fue vocalista de la Orquesta Típica, de Horacio Pettorossi, haciendo pareja con la cancionista Susana Ortiz (que perteneció al elenco de Radio Prieto). Fue cantor de la orquesta de Juan Canaro, con el que viajó al exterior (con este conjunto parece no haber dejado grabación alguna). También fue vocalista de las orquestas de Rafael Canaro, Roberto Zerrillo, Astor Piazzolla y Mariano Mores. En 1952 debutó como solista en Radio El Mundo en la audición "Patio de Tango". Con las orquestas de Mariano Mores y Astor Piazzolla, Aldo dejó varias placas grabadas.

¿Y que más se comenta de Aldo Campoamor?. Nada se menciona sobre sus orígenes o su niñez. En mi afán de conocer sobre la vida de los grandes que tuvo y tiene nuestra canción ciudadana llegué a indagar hasta lo inimaginable. En el caso de Aldo, allá por el año 1982, obtuve algunos indicios sobre su vida y encaminé mis pasos hacia la ciudad de Cosquín. Una vez allí, entrevisté al Sr. Antonio Prado, ya octagenario y nativo de Cosquín, con quien Aldo, aún siendo un muchachito, realizó sus primeros balbuceos como cantor.

El Sr. Prado era bandoneonista y había tenido, en la década del 20, una orquesta típica llamada "Los Indios" (como la de Tanturi). Durante el período del 35 al 50 se asoció con un músico peluquero del lugar, de apellido NOYA y la orquesta pasó a denominarse NOYA-PRADO. De acuerdo al relato del Sr. Prado, Aldo tenía una vocación tremenda por el canto y quería e insistía en ensayar todos los días y a toda hora, lo que le traía problemas porque los integrantes de la orquesta eran toda gente de trabajo y por lo tanto dedicaban determinados días y horas para los ensayos.

Al parecer, Aldo Campoamor no nació en Cosquín, sino que llegó a esa ciudad siendo muy pequeño. Sus padres eran encargados de una quinta muy grande cuyos dueños eran una familia radicada en la ciudad de Córdoba. La quinta estaba en lo que ahora se conoce como "La Remembranza" (un barrio residencial) en la margen este del puente, acariciando el Río Cosquín. La orquesta de don Antonio Prado actuaba regularmente en el "Club de Pan de Azúcar", al que concurría la gente acomodada de Cosquín. También lo hacía en el ex Hotel Mundial (donde está ahora la Terminal de Omnibus), y en otras instituciones de Cosquín y Departamento Punilla, principalmente en los lujosos Hoteles de La Falda y Capilla del Monte.

Aldo, además de tener buena voz, tenía muy buena presencia.Era muy solicitado por las chicas "bien" del lugar. Pero, (siempre hay un pero) como trabajaba en la quinta con el padre, durante la semana tenía que andar con el carro distribuyendo verdura y muchas veces "abono" ("guano" para plantas). De acuerdo a Don Prado, andaba con ropa de fajina y látigo en mano, y parecía un carrero del 900. Entonces las chicas, que durante el sábado se deshacían en sonrisas y atenciones, durante la semana le daban vuelta la cara como si no lo conocieran. En este momento del relato Don Prado, no puede dejar de esbozar una sonrisa y continua: "Aldo se ponía fulo, y me decía: "Estas minas son unas engrupidas, qué se habrán pensado", y agregaba otros epítetos imposibles de reproducir.

Don Prado recuerda que antes de conseguir trabajo en la Capital Federal Aldo participó de un concurso para cantores. Había llegado a la final y se consideraba seguro ganador porque era muy superior a los demás competidores; pero uno de los finalistas había ido con una barra brava. Apenas empezó Aldo a cantar, la barra empezó a gritarle de todo, y cuando se bajó del escenario lo amenazaron diciéndole que si no se retiraba del concurso lo iban a amasijar. Aldo se tuvo que tomar el olivo, y para colmo andaba sin un mango, cosa que pensaba remediar con el premio en efectivo que le hubiera correspondido si ganaba. Se tuvo que ir caminando. Una vez pasada la mala racha, y ya conocido por los principales directores de orquestas, tuvo oportunidad de actuar con muy buen suceso con Juan Canaro. Tiempo después, tras su éxito en Francia, vino a Cosquín con Piazzolla, era la década del 40 y actuó en el "Club de Ajedrez".

Cierta vez Don Antonio Prado, realizó un viaje a Buenos Aires y fue a visitar a Aldo. "Fue un encuentro muy emotivo. Me presentó a mucha gente del ambiente, entre otros a Homero Manzi. Por aquellos días, el estudio fotográfico de moda de los artistas era el de Anemarie Henrich; allí fuimos con Aldo porque tenía que sacarse una foto publicitaria con un sobretodo que le había obsequiado Casa Muñoz". Aldo le contó a Don Prado que había realizado una gira y se había traído una brasileña a Buenos Aires. La dama tenía mucha plata, pero la brasileña duró mientras duró la plata. Una versión dice que Aldo se casó con la hija de un comerciante que tenía una cadena de bares lácteos.

 

 

 

Artículo publicado en la Revista  CLUB DE TANGO Nro. 12   diciembrel   1994

 

 


© Copyright 2001  CLUB DE TANGO
All rights reserved