CDs
  Discografías
  El Bandoneón
  Libros y Revistas
  Novedades
  Partituras
Postales y Posters
  Revista Club de Tango
  Remeras
  Videos y DVDs
  Cómo comprar ?
  Lunfardeando
  Artículos
  Gardel Siempre Gardel
  Efemérides Tangueras
  Glosas Tangueras
  Agenda y Eventos
  Foros de Discusión
  Enlaces
 

Inicio   |   Volver

  Email
 
 
 

entrevista
a

francisco rotundo


Después de una ausencia de casi 40 años, el maestro director proyecta rearmar la orquesta


hernán volpe


ace cuarenta años que el maestro Francisco Rotundo disolvió su orquesta y se alejó de la actividad musical. Mediaba 1957 y hasta ese momento un camino de éxitos lo había acompañado, al igual que los notables cantores que desfilaron por su conjunto y sustentaron el "cartel" que durante veinte años se ubicó en un sitio de privilegio.

Si bien es cierto que su orquesta no alcanzó a consolidar un sello identificatorio en cuanto a "estilo", como otras típicas (Pugliese, D’Arienzo, Troilo), vale destacar que siempre lució compacta y enteramente al servicio de los cantores, importantes figuras como Floreal Ruiz, Enrique Campos y Julio Sosa.

Su orquesta constituye, para la historia del tango, una etapa de importantes cambios en las estructuras de aquellos tiempos y todo queda reflejado en los viejos discos 78 r.p.m. y en las continuas reediciones en sistemas modernos que traen con límpida sonoridad las versiones antológicas de Francisco Rotundo y sus cantores.

Para repasar su historia y hablar de su nueva orquesta nos acercamos hasta su casa del barrio de Nuñez, donde -café mediante- mantuvimos una interesante conversación.

 

- Querido maestro: ¿en qué año formó su orquesta?

- Fue en el año 1938 aproximadamente. Claro que por entonces ninguno era profesional. Estábamos comenzando el camino de la música y solo tocábamos los sábados en el club del barrio. Luego de un tiempo y en el mismo club se realizó un concurso de orquestas y como la mía fue ganadora se me ocurrió convocar a músicos profesionales y al cantor Carlos Roldán. Así empezó todo.

 

- ¿Cómo llegan a la orquesta los grandes cantores?

- El primer cantor fue Carlos Roldán, que verdaderamente gustaba mucho al público, pero también es cierto que haccíamos solo tres o cuatro bailes por mes y así la cosa no podía seguir. Le comento a Titi Rossi, primer bandoneón y arreglador de la orquesta -gran amigo- mi idea de contratar a Floreal Ruiz quien estaba actuando con Troilo. En un primer momento Rossi pensó que yo estaba loco, pero mi propuesta era muy tentadora para Ruiz, nada menos que $ 100.000 por cuarenta meses de contrato. Después de algunas reuniones, idas y venidas Ruiz aceptó y se incorporó a mi orquesta. Comenzaron de inmediato a sucederse actuaciones, de aquellos tres bailes que hacíamos por mes pasamos a veinte. Luego, y en cuatro etapas distintas, estuvo otro grande que se llamó Enrique Campos. Además de ser un gran cantor, tenía la justa intuición de elegir un repertorio adecuado y exitoso. En los dos últimos años conté con la voz de Julio Sosa. Qué decir de él. Todo se conoce. Fue un privilegio tenerlo en mi orquesta.

 

- ¿Qué éxitos discográficos recuerda?

- Sin dudas fue un hallazgo "El viejo vals", que grabaron a dúo Floreal Ruiz y Enrique Campos. Era hasta ese momento prácticamente inédito, ya que solo su autor, el cantor Charlo lo había interpretado sin repercusión. En la voz de Julio Sosa recuerdo el tango "Justo el 31"; por Enrique Campos "Llorando la carta"; Floreal Ruiz grabó mi tango "Un infierno" con letra de Reynaldo Yiso y Carlos Roldán hizo su creación del tango "El vinacho".

 

- ¿Con qué estilo musical se identifica?

- Siento gran admiración por el maestro don Horacio Salgán, como músico y como persona, pero mi gusto musical pasa por la orquesta del gordo Aníbal Troilo.

 

- ¿Fue amigo de los grandes maestros?

- Por aquel entonces había entre nosotros un gran respeto y con muchos llegamos a ser amigos. Nos frecuentábamos con Juan D’Arienzo, Aníbal Troilo y me encontraba por el barrio con Osvaldo Pugliese. Mis grandes amigos fueron Héctor Varela y Titi Rossi.

 

- ¿Qué posibilidades hay de reflotar la orquesta?

- Tengo muchas ganas de volver a trabajar y armar nuevamente la orquesta, pero lógicamente son momentos muy difíciles y hay que tener cuidado. Concretamente si puedo abrir mi local nocturno de tango, y formar un gran espectáculo, y si la cosa camina ampliarla hasta llegar al ideal de la gran orquesta.

 

- Un saludo final.

- Agradecerle el haberse acercado hasta mi casa y saludar a todos esperando que concurran al boliche si tengo la suerte de poder abrirlo en un corto plazo.


 

Artículo publicado en la Revista CLUB DE TANGO Nro.28   Enero-Febrero  1998

 

 


© Copyright 2001  CLUB DE TANGO
All rights reserved