CDs
  Discografías
  El Bandoneón
  Libros y Revistas
  Novedades
  Partituras
Postales y Posters
  Revista Club de Tango
  Remeras
  Videos y DVDs
  Cómo comprar ?
  Lunfardeando
  Artículos
  Gardel Siempre Gardel
  Efemérides Tangueras
  Glosas Tangueras
  Agenda y Eventos
  Foros de Discusión
  Enlaces
 

Inicio   |   Volver

  Email
 
 
 EL FONÓGRAFO EN LA ARGENTINA


n el año 1878 Buenos Aires realiza la primera asombrosa demostración presentando el fonógrafo de Edison, capaz de grabar en una hoja de estaño los sonidos y la voz para ser reproducidos inmediatamente.
Este invento Edison lo había presentado en su país un año antes. Desde entonces la hoja de estaño (Tin-foil) que cumplía la función de soporte para el sonido fue mejorada reemplazandola por un cilindro de cartón recubierto de parafina hasta que en el año 1890 aparecen los primeros fonografos comerciales usando cilindros macisos de cera.
En 1891 llegan a Buenos Aires los dos primeros aparatos de este tipo marca Edison. Es aquí donde comienzan las primeras audiciones públicas demostrativas utilizando los novedosos cilindros de cera que podían ser grabados nuevamente, siempre con el mismo fonógrafo. Se cobraba la entrada.
Uno de estos dos fonógrafos es adquirido en el año 1893 en la provincia de Tucumán por un señor de apellido Paola quien en una ocasión invita a su casa a todos los integrantes de la compañía de teatro de los Podestá que en ese momento actuaban en esa ciudad.
Entre los invitados que cantaron estaban María, Gerónimo y José Podestá.
El señor Paola, orgulloso de poseer este aparato se encargó personalmente de grabar la voz cantada de cada uno de ellos, reproduciendo para todos los presentes lo que habían "visto escribir" sobre un cilindro de cera.
Un periódico local publicó el 19 de abril de ese año lo que presenciara en esa reunión y tituló al artículo "MARIA PODESTA "TENIDA A PUERTA CERRADA""
"...María cantó como siempre con esa voz sonora que no por ser muy elevada deja de ser más bella, y los que la escuchamos la aplaudimos como se la aplaude en las noches de función.
Aplicamos la trompetilla al oido, moviéndose el cilindro del aparato dirigido por Paola y sentimos la repetición de la vidalita con incomparable precisión. Eran las mismas. María las escuchaba emocionada. Era la primera vez que oía palpitar su voz en "labios ajenos".
El aparato decía:

Una palomita
vidalita
que yo criaba
era tan mansita
vidalita
que me acariciaba
y por la mañana
vidalita
siempre yo le daba
una comidita
vidalita
que se alimentara.
Otra palomita
vidalita
sin calma ni hogar
a mi palomita
vidalita
la vino a buscar."
Enseguida cantó José Podestá:
"...aplausos, vivas a la rubia y a Podestá... Hubo de todo, aplausos, risas, felicitaciones a la señorita Podestá y a Pepino. En una palabra, pasamos un rato agradable recreando el oido con los adelantos de la ciencia y la vista con los ojos de cielo cuyas miradas indecisas flotaban entre la concurrencia para pararse sobre Gerónimo Podestá que gozaba en presencia de las ovaciones recibidas por su hija"
 
Quiero informar a los lectores de CLUB DE TANGO que en más de cincuenta años que colecciono información fonográfica de audiciones por artistas relevantes, esta sería en mi opinión la primera absoluta con documentación.


Héctor Lucci


 
 


© Copyright 2001  CLUB DE TANGO
All rights reserved