CDs
  Discografías
  El Bandoneón
  Libros y Revistas
  Novedades
  Partituras
Postales y Posters
  Revista Club de Tango
  Remeras
  Videos y DVDs
  Cómo comprar ?
  Lunfardeando
  Artículos
  Gardel Siempre Gardel
  Efemérides Tangueras
  Glosas Tangueras
  Agenda y Eventos
  Foros de Discusión
  Enlaces
 

Inicio   |   Volver

  Email
 
 
  bajo el signo
del vals

Apuntes para una Biografia de Rosita Melo
 

 
  
ricardo Ostuni
 
 
 
 
o es mucho cuanto se sabe sobre la autora del célebre vals Desde el Alma, aunque su nombre se codea en fama con el de los más ilustres tangueros.
Rosita Melo
-anotada como Clotilde Rosa Mele- era uruguaya, montevideana. Acerca del año de su nacimiento, hay discrepancias. Para algunos autores había nacido el 9 de julio de 1897; otros citan el año 1900; los más se inclinan por 1903. De cualquier manera había nacido en los tiempos del vals que en el Río de la Plata abarca desde 1840 hasta los primeros años de nuestro siglo. El vals, significó un tránsito fundamental en la historia de la danza de salón, apunta Lauro Ayestarán; de la pareja suelta se pasó a la pareja tomada.
El furor se produjo en el siglo XIX cuando brillaban los dos Strauss. En 1899 moría Johann (hijo) célebre compositor vienés de cuya perdurable riqueza melódica surgieron, entre otros valses, Danubio Azul, Cuentos de los Bosques de Viena y El Vals del Emperador, obras que signaron una época llena de esplendor y romanticismo. El vals sin abandonar el salón, salió a la calle e impregnado del espíritu popular constituyó en nuestras tierras una especie musical acriollada de gran suceso.
También a fines del siglo XIX llegó a estas costas, procedente de América del Norte, el vals Boston que según Ayestarán se caracterizaba por su estirada lentitud y deslizamiento en el paso.
Don Sebastián Piana acotaba que en el vals Boston el pianista no efectúa el ritmo con la mano izquierda, sino con la derecha, conjuntamente con la melodía, destinándose la izquierda a la marcación del primer tiempo del compás o sea el bajo.
El Boston dejó una huella profunda y uno de los títulos que lo perduran es, precisamente, Desde el alma.
Por ese entonces el tango -todavía de acento villoldeano- solo clandestinamente sonaba en los pianos familiares reservados, como decía Alberdi, "para que la niña de la casa tocara una valsita al menos".
Alguna vez Rosita Melo recordó que las muchachas de su tiempo eran muy románticas y soñadoras. "Yo, dijo, no hice mas que interpretarlas".
Toda creación encierra un misterio. El arte ocurre y es en vano querer examinar los hechos que lo hacen posible. Causas y efectos transcurren más allá de toda relación lógica. Aquella adolescente de 14 años, jamás pudo imaginar que estaba componiendo una obra inmortal. Hasta es posible que la hubiera ocultado pudorosamente, porque en esos años los sentimientos se guardaban con celo de intimidad y vergüenza.
Todo hace presumir que el famoso vals se compuso entre 1911 y 1917. Las fechas varían según distintos autores. Rosita nunca lo aclaró; solo dijo que era una obra de su adolescencia.
Hacia 1906 su familia -como la de tantos uruguayos- se había radicado en Buenos Aires. A fines de siglo habían llegado los Canaro y muchos años antes los Saborido. Esta margen del Plata ejercía una fascinante atracción.
Pero los datos de nuestra biografiada comienzas a tener alguna certeza a partir de 1922. Rosita Melo se casa con el joven poeta Víctor Piuma Vélez, autor sin demasiado suceso ni mucha inspiración. Para entonces Roberto Firpo había grabado instrumentalmente el vals de Rosita. Piuma le acopló unos versos:
 
Yo también desde el alma
te entregué el cariño,
humilde y pobre,
pero santo y bueno,
como el de una madre,
como se ama a Dios.
Porque tú eres mi vida,
porque tú eres el sueño,
porque las penas
que en el alma tuve
tú las disipaste
con tu amor.

 
Idéntica pobreza muestran las demás estrofas. Empero la obra pudo soportarlas dignamente en un estado de vigilia similar al perro dormido de que hablaba Priestley, es decir, aguardando su otra realidad, el otro tiempo de su verdad.
Me pregunto si fue una casual observación de Homero Manzi o una causal del destino. Lo cierto es que en 1948, a muchas décadas de su creación, el vals de Rosita encontró los versos que buscaba afanosamente desde el inicio.
 
Nadie pacta su destino
ni tampoco lo conjura,
el destino es escritura,
es fatalismo, camino.
 

Las circunstancias fueron estas. Hugo del Carril, protagonista de Pobre mi madre querida -con la actuación de la eminente Emma Gramatica- requería un tema acorde con la trama del film. Manzi recordó el vals de Rosita y previo una diplomática gestión ante Piuma Vélez, logró el permiso para modificar la letra.
Así escribió los perdurables versos que parecieran haber compañado desde siempre a la canción.
 
Alma si tanto te han herido
¿por qué te niegas al olvido?
¿por qué prefieres
llorar lo que has perdido
buscar lo que has querido
llamar lo que murió?
 
Vives inútilmente triste
y sé que nunca mereciste
pagar con penas
la culpa de ser buena
tan buena como fuiste
por amor.
 

Versos que preexistían a la escritura; versos que Manzi supo descubrir en lo profundo de esas simples notas que Rosita urdió una tarde -tal vez de otoño- cuando las muchachas todavía suspiraban por amor.
 
Rosita Melo
también compuso un par de tangos: Oración y Tatita, pero su gloria tiene acento de vals. Borges decía que la inmortalidad se logra con un solo verso, con una sola línea que trascienda los tiempos. Rosita puede dar fe. Toda su vida perdura en un vals y solo así podemos imaginarla o intuirlo.
Desde el alma
de Rosita Melo nos siguen llegando los ecos de su corazón de muchacha romántica y soñadora. Ecos de un tiempo pretérito en el tiempo, que revive al conjuro de su magnífico vals.
Rosita Melo
murió en Buenos Aires el 12 de agosto de 1981.

 

 

 

Artículo publicado en la Revista CLUB DE TANGO Nro.17   Enero-Febrero  1996

 

 


© Copyright 2001  CLUB DE TANGO
All rights reserved