CDs
  Discografías
  El Bandoneón
  Libros y Revistas
  Novedades
  Partituras
Postales y Posters
  Revista Club de Tango
  Remeras
  Videos y DVDs
  Cómo comprar ?
  Lunfardeando
  Artículos
  Gardel Siempre Gardel
  Efemérides Tangueras
  Glosas Tangueras
  Agenda y Eventos
  Foros de Discusión
  Enlaces
 

Inicio   |   Volver

  Email
 
 

(Libro de RAÚL E. SUFFRITI*
Comentado por ABEL FONTÁN** de Santa Fe - Argentina)

A quien esto escribe le cabe, por su actividad periodística, establecer habitualmente opiniones respecto de las letras de los Tangos y, por otra parte también activamente, aprehender su mensaje pergeñando temas que le son confiados para su autoría, por lo que no puede ignorar que nuestra canción mayor ciudadana es un cauce fértil por donde poetas y letristas han dado rienda a los argumentos más inesperados, muchas veces hasta extravagantes para el mundo simple y cotid'iano que los ve nacer. Sintetizan así, en un reducido texto, generalmente de tres párrafos rimados, episodios románticos, narrativas, dramáticos, retratistas, evocativos o puramente líricos, los cuales se gestan por ficción generalmente, aunque suelen provenir de aconteceres profundamente humanos.

Es así que por distintas vías los versos de Tango, han ido al alumbramiento de páginas donde la literatura aborda asuntos en distintos niveles de aptitudes, donde el numen creador oscila en ocasiones entre indigencia de recursos y otras en el manejo habilidoso de riquezas imaginativas.

Por ello, este fecundo trabajo de Raúl E. Suffriti que encuentra en ciertos tangos una invocación divina, resulta particularmente grato porque resalta la enorme veta de nobleza que yace en esta música reiteradamente denigrada por quienes se colocan intelectualmente de espaldas a su contenido y profundidad. Como refieren José Gobello y Eduardo Stilman en su obra "Las letras del Tango de Villoldo a Borges "(Editorial "La Brújula" - 1966): "no deja de resultar irónico en realidad que, las letras de Tango, sobre las cuales la bibliografía amenaza asumír un volumen aplastante, sean despreciadas en sus aspectos intrínsecos" ' En ello estriba precisamente el hito que traza Suffriti en "El Tarrr ... go y Dios" señalando contundentemente que la canción de la ciudad transita, aún minoritariamente, por senderos humanisticos y más que ello, adhiriendo a conceptos del infinito supremo, sobre el cual el filósofo francés Jean Jacques Rousseau supo decir: "Yo he sufrido mucho para dudar de la Providencia; yo la siento, creo en ella, la veo, la espero y sostendré la verdad de su existencia hasta mí último suspiro " ' Y nuestros poetas del Tango, algunos verdaderos filósofos, como lo destaca Raúl E. Suffriti, consumaron la fe de Platón volando hacia Dios con sus alas maravillosas.

Digamos que Suffriti concreta su análisis en autorías de Cátulo Castillo con "Desencuentro" (Tango con música de Aníbal Troilo) y de Enrique Santos Discépolo con "Qué Vachaché", "Cambalache" y "Tormenta" (todos tangos con música del propio Discépolo). El último tema ("Tormenta") lo considera síntesis de una ferviente devoción hacia principios teologales.

Desde la ciudad de Santa Fe, capital provinciana, siempre el Tango ha sido valorado en sus distintas expresiones de música, literatura o danza, lo cual señala que desde "tierra adentro", utilizando una simbología geográfica, también se aprecian sus esencias y lo cautivante de esta creación nuestra que ha trascendido más allá de las fronteras nacionales.

 


*Contador Público; ex-dirigente de organizaciones juveniles católicas y de trabajadores; fundador de la Escuela Sindical y de Radio FM. Popular; autor de publicaciones editadas sobre temas históricos y poéticos.
**Autor y compositor de música; creador y conductor de programas radiales de Tango en el
país y en el exterior; ex-profesor de "Cancionística" en SADAIC (Sucursal Litoral).


 Artículo publicado en la Revista CLUB DE TANGO Nro.46    Enero-Febrero  2001

 

 

 


© Copyright 2001  CLUB DE TANGO
All rights reserved