CDs
  Discografías
  El Bandoneón
  Libros y Revistas
  Novedades
  Partituras
Postales y Posters
  Revista Club de Tango
  Remeras
  Videos y DVDs
  Cómo comprar ?
  Lunfardeando
  Artículos
  Gardel Siempre Gardel
  Efemérides Tangueras
  Glosas Tangueras
  Agenda y Eventos
  Foros de Discusión
  Enlaces
 

Inicio   |   Volver

  Email
 
 

LA ENSEÑANZA DEL TANGO EN NUEVA YORK 1914

Del libro "Modern Dancing", por Mr. y Mrs. VERNON CASTLE

El tango no tiene, como se cree comúnmente, origen sudamericano. Es un viejo baile gitano que llegó a Argentina a través de España, donde, probablemente, se contagió de ciertas características de las antiguas danzas moriscas. Los argentinos adoptaron este baile, eliminando algunos de sus rasgos gitanos, y le agregaron una cierta indolencia lánguida propia de su temperamento. Luego de que París adoptó el baile hace unos años, su carácter sensual fue disminuido, y de una exhibición más bien obscena, que aún se permiten ciertos ejecutantes de cabaret, surgió una danza refinada y extremadamente fascinante, que no ha tenido igual en atractivo rítmico desde los días de¡ Minué. Sin duda, el Tango correctamente practicado es la esencia del alma moderna de la danza, el autócrata de la "soirée dansant" actual. Ya que no es sólo un baile, es un estilo; para dominar el Tango uno debe primero dominar su estilo, absorber su atmósfera. Entre los muchos puntos a su favor, éste no es el menos importante: que no sólo domina la gracia, y especialmente el reposo sino que desarrolla e incluso crea estos dones. La única desventaja en los Estados Unidos es el hecho de que casi todos los profesores lo enseñan en forma diferente. Profesores ineficientes han enseñado y practicado una cantidad de pasos que no pertenecen a este baile -ni a ningún otro-. Para brindarle a la danza la popularidad absoluta que merece, debe ser "estandarizada".

El Tango Argentino sin duda el más difícil de los nuevos bailes. Quizá es por ello que algunas personas aún afirman que "no les gusta". Otros, que nunca lo han visto, lo declaran "escandaloso". Según principios generales, es humano desaprobar aquello que está más allá de nuestra comprensión o habilidad. Nos gustan más aquellos juegos que jugamos bien. Y así, durante un largo tiempo, la sociedad observó al Tango con recelo. Aquí y allá, en las esquinas de los salones de baile, se veían una pocas parejas intentando algunos pasos. Pero en general, en cuanto la música se desliza hacia las notas plañideras, seductoras, de¡ baile sudamericano, todos desarrollan un repentino interés en ¡la cena!. Además, se ha comentado que el Tango Argentino estaba compuesto de ciento sesenta pasos diferentes. ¡Suficiente para aterrorizar al bailarín más experto!.

Puede haber ciento sesenta pasos diferentes de Tango, pero lo dudo. Nunca he visto tantos y la Sra. Castle y yo no bailamos tsl número. Para el Tango de salón normal, el conocimiento de seis pasos fundamentales es suficiente. Se pueden crear variaciones de éstos. Pero verá que una vez que domina el Corte, la Media Luna, la Tijera, y el Caminar, y el Ocho, puede bailar con cualquier exponente de¡ Tango que pueda encontrar. Tampoco es el Tango tan difícil como se suponía en un principio. Es más difícil que el anticuado Two-Step (NT: antecesor del fox-trot, pasos deslizados hacia el costado, en un tiempo 2/4). Ciertamente más difícil que el One-Step (NT: un paso caminado con cada tiempo musical). Pero una vez que ingresa en el balanceo y el ritmo de esta música más cautivante que el Vais Vienés-, estará perdido. Se ha convertido en un entusiasta del Tango. Personalmente creo que el Tango y la Maxixe Brasilera son los bailes del mañana. Más y más personas se vuelven competentes en las variaciones de ambos bailes sudamericanos. En los elegantes salones de baile de Nueva York, Londres y París, el One-Step y el Vals Hesitante lideran los bailes en esta temporada. La próxima temporada serán el Tango y la Maxixe.

Ouisiera agregar una advertencia para quienes toman lecciones de Tango y es ésta: Tome sus clases, si es posible, de alguien que haya bailado, profesionalmente en París, porque hay allí tantos buenos bailarine que cualquiera que haya bailado (y le hayan pagado) en París debe ser un buen bailarín. Los profesores americanos van al extranjero unas semanas, toman unas lecciones en el Abaye o alguno de los otros lugares que viven del turismo norteamericano, regresan a casa y, habiendo olvidado todo lo que aprendieron, comienzan a enseñar. Otros van a algunas de nuestras ciudades costeras, como Narragansett, y leen sobie el nuevo baile y comienzan a enseñarlo. No hay forma, desgraciadamente, de evitarlo. Sólo puede pagar sus veinticinco dólares por hora. Si no aprende el baile, obtiene un poco de ejercicio y mucha experiencia.

Lo más importante, antes de poder bailarlo, entender y apreciar la música, y la mejor forma de hacerlo caminar (con o sin  compañero) el ritmo.
Al hacerlo reconoce que es un baile lento, y que debe ser simple, no lleno de pasos complicados y espasmódicos. Caminar al ritmo del tango no es tan fácil como pareciera;, debe practicarse con frecuena, para que sea suave.
Los hombros no deben subir y bajar, el cuerpo debe deslizarse todo el timpo sin detenciones. Es correcto caminar con los talones y pies o sólo con el centro del pie; pero los argentinos casi todos parecen caminar plano, o sino caminan sobre el talón primero. Aconsejo a los bailarines hacer esto que es lo más fácil para ellos, ya que cuando
caminan cómodamente es más fácil hacer los pasos naturalmente. El primer paso a aprender, y uno de los más difíciles, es el Corte.

EL CORTEEL CORTE
Supongamos que el cabaliero está caminando hacia atrás y la dama hacia delante. Cuando está listo para hacer el Corte, realiza una pausa durante dos tiempos sobre el pie izquierdo. Luego el pie derecho pasa por detrás de¡ izquierdo por un tiempo. El izquierdo se desliza al costado a unas pocas pulgadas durante un tiempo (manteniendo el izquierdo atrás). Así se han ocupado cinco tiempos, y los pies deben haberse deslizado al ritmo de la música en esta forma, siempre que, por supuesto, la música sea muy simple.
La parte de la dama en este paso es, por supuesto, la opuesta. Ella realiza una pausa durante dos tiempos sobre su pie derecho, va hacia delante, sus pies siguen a los del caballero tan cerca como sea posible sin tropezar con él.
No debe desanimarse con este paso. Es muy difícil de realizar sin tropiezos, y no lo logrará sin una dosis importante de paciencia y trabajo. De hecho, muchos buenos bailarines no han conseguido dominarlo, y quizás nunca lo hagan. Pero esto es porque no aprecian su dificultad y no le dedican el tiempo necesario al paso. Puede hacerlo, y hacerlo bien, quien tenga la paciencia necesaria para aprenderlo. Para lograrlo a la perfección debe hacer varios pasos del Corte y luego caminar, y luego regresar a los Cortes. Si puede hacer esto prácticamente ha dominado el Tango Argentino.
EL CAMINAREL CAMINAR
El hombre, que debe estar caminando hacia delante, da vuelta a la dama así ella enfrenta la misma dirección que él. Luego caminan hacia delante, el hombre con su izquierda y la dama con su derecha, uno, dos -y tres. En el "y" el hombre camina hacia delante sobre su talón izquierdo, y en tercer tiempo el pie derecho se desliza hacia adelante hacia la parte de atrás de¡ talón izquierdo, tomando el peso, así se ve que realmente hay cuatro pasos en tres tiempos como esto -uno, dos y tres; pie izquierdo, derecho, izquierdo-derecho. Este paso puede repetirse tantas veces como se desee.
MEDIA LUNAMEDIA LUNA
Este paso es prácticamente un Corte doble. El hombre camina hacia adelante con su pie izquierdo, manteniéndolo dos tiempos. El izquierdo se desliza delante un tiempo, y el derecho toma el peso durante un tiempo; as¡ se han ocupado cuatro tiempos. El hombre luego camina hacia atrás con su izquierdo, manteniéndolo dos tiempos: el derecho se desliza atrás un tiempo, y el izquierdo toma el peso durante un tiempo. El paso completo ocupa ocho tiempos, pero para obtener el efecto los bailar¡nes deben recordar que debe realizarse suave y fácilmente. La posición es la misma que en el Corte. El paso de la dama es, por supuesto, lo contrario. Camina hacia atrás con el izquierdo, manteniéndolo dos tiempos, y luego desliza el derecho atrás un tiempo; el izquierdo toma el peso durante un tiempo, repitiendo el paso adelante con el derecho.
LAS TIJERASLAS TIJERAS
Los bailarines caminan una vez, y en lugar de continuar hacia delante con el pie externo realizan un medio giro hacia adentro -esto es, el hombre cruza el izquierdo frente al derecho; ahora realizan el paso de Caminar, el hombre con el derecho hacia adentro, cruzando el derecho frente al izquierdo . Esto puede real¡zarse tanta veces como se desee y puede terminarse con un Corte o continuando con el Caminar.

LA CORRIDA
Este paso comienza con un Corte. El hombre gira a la dama mientras ella camina hacia atrás tres pasos rectos, el hombre, avanza tres pasos rectos en el lado derecho de la dama. Manteniendo esta posición, el hombre camina hacia atrás tres pasos rectos, la dama avanza, el hombre avanza, etc., tantas veces como deseen, volviéndose hacia la izquierda tanto como sea posible. Terminan el paso con el hombre conduciendo a la dama al paso del Cortes.



EL ANILLOEL ANILLO
Este es un paso muy bello en el Tango.. La mejor forma de comenzarlo es desde el Caminar. El hombre se para quieto y cruza el pie derecho sobre el izquierdo, dejano el peso de¡ cuerpo distribuido en ambos pies. La dama realiza Paso Simple justo en torno de¡ caballero. Esto hará, por supuesto, que el hombre gire, al hacerlo descruza sus pies; cuando esto culmina, la dama coloca su pie derecho lentamente hacia adelante y el hombre su pie izquierdo lentamente hacia atrás, y van hacia el Corte. Cuando practica este paso puede ver que es posible que la dama realice un anillo completo alrededor de¡ caballero, pero depende en gran medida de su equilibrio, y si ve que sus pies se enredan todo lo que debe hacer es levantar el pie izquierdo y colocarlo atrás para el Corte. Debe tenerse cuidado en entrar y salir de este paso muy lento, fácil y deliberadamente.

 

TANGO VOLTA
Este es simplemente un paso común de Vals reailizado muy lento al ritmo de la música, un paso con cada tiempo -izquierdo, derecho, izquierdo, y derecho, izquierdo, derecho; es un paso muy importante y util y debe utilizarse para completar entre pasos más difíciles.


EL OCHO
En el Ocho los bailarines permanecen tanto como sea posible enfrentando al otro, y las rodillas están un poco más dobladas, lo que da un leve movimiento hacia arriba y abajo. Esto es importante, porque sólo se realiza cuando los bailarines están haciendo pasos de caminar simples, y así, cuando la dama siente a su compañero realizando este leve "Caminar de Torta" sabe, o debe saber, que va a realizar pasos simples, y no Cortes o pasos complicados. En esto, como en todos los pasos de Tango, las rodillas deben mantenerse tan juntas como sea posible; no trate de hacer grandes pasos; el encanto de¡ Tango Argentino yace en su aparente simplicidad.

LA INNOVACIÓNLA INNOVACIÓN
La muy comentada Innovación es ni más ni menos que el Tango bailado sin tocar a su compañero. Esto es naturalmente muy difícil, y sólo pueden hacerlo los buenos bailarines. Sin embargo, un consejo para aquellos que quieren incluirlo en su repertorio. Primero, el hombre debe aprender a conducir con todo su cuerpo; quiero decir con esto que debe indicar sus pasos y dirección a su compañera por medio de la cabeza, ojos y pies. Los pasos deben serLAS TIJERAS EN LA INNOVACIÓN más amplios y deliberados, y los bailarines deben hacer un paso por vez. Si la dama no sigue y entra en el paso equivocado, no cese de bailar, sino que júntese tanto como sea posible y el hombre debe realizar un caminar hacia atrás simple. Cuando ambos están preparados, el hombre debe indicar el paso de mejor manera. Si, cuando se producen errores, sigue bailando, en nueve casos de cada diez nadie lo notará salvo usted mismo. Por otra parte, nadie dejará de notar el error si se ve confundido y se detiene. La dama no debe mirar los pies de¡ hombre en esta Innovación, sino tratar de tener una vista general de su compañero, así ella puede ver lo que él está haciendo sin examinar los pasos. Las manos pueden mantenerse atrás en la espalda, sobre las caderas, o en los bolsillos; mírese al espejo y decida qué posición le sienta mejor.

 

Traducción:
Estela Inés Fernández

Artículo publicado en la Revista CLUB DE TANGO Nro.48    Mayo-Junio 2001

 

 

 


© Copyright 2001  CLUB DE TANGO
All rights reserved